Datos personales

Mi foto
Ferrol, A Coruña
Simplemente yo, el que me conoce sabe como soy.

viernes, 23 de diciembre de 2011

  La inocencia de un niño en estas fechas, no tiene precio...
Ver su carita de sorpresa ante las luces y adornos navideños... ver su sonrisa nerviosa ante la llegada de Papa-Noel montado en su trineo tirado por renos, capitaneados por el gran Rudolph... ver su gesto de asombro ante la presencia de los tres Reyes Magos de Oriente cargados de regalos ... todo eso no hay nada en el mundo que lo pueda pagar... 
Lástima que esa inocencia dure tan poco... 

2 comentarios:

  1. La verdad es que ellos nos hacen volver a nuestra infancia, nos transmiten la mejor de las energías y nunca dejan de sorprender, si lástima que esa inocencia se pierda tan rápido y cada vez se acorta más la infancia, pero hay que disfrutarlos mientras se pueda saluditos!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias cielo por tus bonitos comentarios. Buenas noches y feliz descanso.

    ResponderEliminar