Datos personales

Mi foto
Ferrol, A Coruña
Simplemente yo, el que me conoce sabe como soy.

miércoles, 29 de febrero de 2012

"Anclas"

 Anclate a mi vida y dame tu sonrisa... anclate a mi alma que sin ti está perdida... 
Me anclaré a tu vida, me anclaré a tu alma... 
Tu ancla... mi ancla... juntas en un mismo puerto y ya nunca separadas.
Borremos las ausencias... rompamos los silencios... olvidemos los miedos que nos separan...
Tu ancla... mi ancla... juntas en un mismo puerto y ya nunca separadas.
                     Celeste Orjales.





viernes, 24 de febrero de 2012

"Me robaste el sentido..."

  Me robaste el sentido... 
  De mis sueños te hiciste el dueño.
  A través de tus ojos la vida comencé a ver. Con tus labios podía calmar mi sed.
  Era tu voz como una canción de cuna que en la noche me tranquilizaba y entre tus brazos sonriendo me dormía...
 Pero el tiempo ha pasado y el frío viento del invierno te llevó muy lejos y ahora...
 Ahora ya mis sueños no tienen dueño, porque en la noche no duermo.
 Mis ojos no pueden ver, sin los tuyos se han quedado ciegos.
 Mis labios mueren de sed, pues los tuyos ya no les dan de beber...
                   Celeste Orjales.

martes, 21 de febrero de 2012

"Ahora nos toca a nosotros..."

 Decía abuela...
Con la cuchara que coges comes,
siempre que comida contenga...
 Y aquí estoy yo frente a la mesa
con mi plato de lentejas,
viendo en la tele como de hambre mueren
y aquí nadie se queja.


 Colores oscuros que simulan sufrimiento,
colores claros que luchan por poder y dinero.
 Eterno problema de este planeta
que cada día está más muerto.
 Libertad no es el bosque, ni cárcel una mazmorra,
libertad es la conciencia tranquila
de aquellos que nos devoran.


 Devoran sin dentaduras ni cubiertos, 
pero con recetas que impresionan,
cocinadas en mazmorras, para controlar a los hombres
que su conciencia ignoran.
 No sólo de pan vive el hombre
sino de hechos y afectos.
 Y es curioso como hacemos
para que ello no surja efecto.


 La otra noche repetía lentejas
y aquí nadie se queja,
no es un problema de conciencia
simplemente de coherencia.
 Esperemos que en noches venideras
y pidiendo a Dios que lo quiera,
en esta humilde casa que siempre le adora,
nunca nos falte la cuchara llena.
                                                  Alfredo García Rivero.






  

lunes, 20 de febrero de 2012

"Al borde del precipicio"

Juego como cuando era niña a ese juego de las adivinanzas, pero ahora nunca gano la partida, es la vida la que siempre gana, pues no consigo adivinar nada...


  Intento adivinar o quizás comprender, el motivo de las ausencias de la gente que quiero... los silencios de aquellos que ayer conmigo rieron... el dolor de un mundo que se muere dando gritos de socorro y parece que nadie lo escucha gritar y sollozar...


  Intento adivinar el contenido visible e invisible de la vida, el por qué de la existencia, pero a veces no hallo las respuestas...

  Y miro hacia abajo y me encuentro situada a la orilla de un precipicio, mientras sobre mí revolotean cual negros cuervos, mil preguntas... mil dudas... mil miedos... mientras escucho el eco de mi voz preguntar incansablemente y teniendo como única respuesta el murmullo del viento.


Juego como cuando era niña a ese juego de las adivinanzas, intentando adivinar el por qué de este inmenso vacío en el que a veces me encuentro y el futuro cercano de un mundo que cada vez está más enfermo...
                                Celeste Orjales.






sábado, 18 de febrero de 2012

"Como los animales..."

 ... Y al llegar de la guardia, abrí la puerta y aún siendo las 7.30 de la mañana y Domingo, me recibió con enorme alegría, me daba besitos por todas partes. Mis brazos levantaron su cuerpecito y sus ojos brillaban de felicidad. Indudablemente, sabía que me iba a duchar para acostarme a descansar de una nefasta guardia y sabía que compartiría un trocito de cama a mi lado buscando el calorcito de mi cuerpo. Al salir de la ducha, me había esperado en la misma puerta, y porque la había cerrado, que si no me hubiese esperado dentro del cuarto de baño. Luego desayunamos juntos, yo tardé mucho más porque  a pesar de que llegué cansado, preparé su desayuno como siempre. Seguidamente nos dirigimos a la cama y al quitarme el pijama para acostarme, al darme la vuelta ya estaba en la cama moviendo el rabito de alegría... Sabía que llegaba la hora de dormir un ratito.


 Mi perrito es un fiel compañero en todo momento, no entiende de estados de ánimo ni  de malos momentos, siempre está contento y dispuesto a salir a pasear, no te pide nada a cambio de nada y con la comida, el agua y el cariño es feliz. Es por ello que nunca he entendido frases como... "eres más bruto que un animal". Ojalá todos los humanos fueran tan brutos como mi perro, entonces todo sería maravilloso y no habría enfrentamientos ni discordias, sólo paz y cariño mutuo.


 Pero no solo el perro es afable, también lo es el pájaro canario que amanece cantando, el gato que ronronea con las caricias y el caballo que te lleva a galope.


 Quizás nos hemos olvidado de esas cosas básicas que necesitamos para vivir e intentando buscar otras que no nos sirven de nada, hemos descuidado la felicidad, los buenos momentos, el compartir y el cariño.


 Propongo que seamos más animales de aquí en adelante. El humano ha evolucionado tan esperpénticamente hacia una filosofía basada en espejismos y falsas ilusiones, que hemos conseguido desbancar a los animales en animalismo. Si no volvemos a recuperar y cultivar los valores que nos hacen humanos, seremos dignos de ser llamados animales, como los animales.


Texto y fotografía:  Alfredo García Rivero.

martes, 14 de febrero de 2012

"Aprendamos..."

Una noche descubrí que tenemos mucho que aprender, me lo dijeron los ángeles, los ángeles de mis sueños...
  Tenemos que aprender a valorarnos... aprendamos a mirarnos sin temor a hacernos daño.
  Tenemos que aprender a no asustarnos por habernos encontrado.
  Tenemos que aprender a tomarnos de las manos... porque nos caeremos si fuerte no nos las damos.
  Te necesito... me necesitas... aprendamos a aceptarlo.
  Tenemos que aprender a escucharnos, a sonreírnos y a hablarnos con sólo mirarnos.
  Aprendamos a ser felices y a no extrañarnos...
                                          Celeste Orjales.

                  
 NOTA: 
Un sencillo y humilde texto acompañado de un bonito tema tremendamente romántico... sensible y con una gran carga emocional, para un día un tanto especial para much@s.


Feliz San Valentín, y mis más sinceras felicitaciones a tod@s aquell@s que esteis enamorad@s. Disfrutad del amor, porque es el sentimiento más bello que existe. 
Pero recordad que el amor se disfruta y se demuestra todos los días del año.                           

domingo, 12 de febrero de 2012

"Un rincón femenino" (reedición)



Nota: Esta entrada ya había sido publicada, pero desconozco el motivo por el cual las tres fotos han sido eliminadas, dada esta circunstancia las he vuelto a publicar.

jueves, 9 de febrero de 2012

"Siempre hacia delante"


 Sube y baja escaleras...

 Cruza puentes...
 Pero nunca te quedes en medio...
 Y por muy roto y desquebrajado que veas tu camino...
Al final siempre se abrirá en tu vida un hermoso cielo azul .

"Necesito"

 Yo... yo necesito escapar de mi cruel realidad, esta realidad que me maltrata sin piedad, que me causa dolor una vez más.
 Yo... yo necesito escapar de mi cruel realidad y refugiarme en tus brazos como lo hice ayer... y en ellos me arrojaré sin temer, porque yo... yo necesito escapar de mi cruel realidad. Y estar contigo es lo único que deseo y susurrarte bajito al oído que ya no quiero volver, que en tus ojos me quiero perder... que ya no quiero regresar, que en tu mirada me quiero quedar.
  Yo... yo necesito escapar de mi cruel realidad...
                                              Celeste Orjales.
                              

martes, 7 de febrero de 2012

"Labios y versos callados"

  Enmudecieron mis labios, sí, aquellos labios que recitaban versos...
  Aquellos versos que despertaban en mis labios, al fiel cobijo de tus besos... de tus palabras... y a veces de tus silencios...


  Enmudecieron mis labios, sí, aquellos labios que recitaban versos...
  Enmudecieron tras tu triste adios en el arcén del olvido, donde tú depositaste una bella mariposa que en mi pecho se prendió y no dejó que en mi corazón habitase el olvido.


  Enmudecieron mis labios, sí, aquellos labios que recitaban versos...
  Versos que ayer hablaban de amor y hoy hablan de soledad... de desesperación... de incomprensión... de dolor...


  Enmudecieron mis labios, sí, aquellos labios que recitaban versos...
  Enmudecieron mis labios esperando tu regreso... esperando tu canción...esperando mientras se van desvaneciendo mis sueños, sueños que juntos creamos pero que tú ya has olvidado... aquellos sueños en los que tú y yo eramos uno, sueños en los que uno eramos los dos... aquellos sueños en los que yo era tu poema de amor y tú eras mi más bella canción.


  Enmudecieron mis labios, sí, aquellos labios que recitaban versos...
  Aquellos versos que hoy están callados, escritos sobre papel mojado pero que ya nadie lee... y sobre ellos cada día una rosa deposito, rosa con tallo plagado de espinas... espinas como las que desangran cada segundo mi corazón, hiriendo a la mariposa que tú en el andén depositaste y que de mi pecho se prendió y nunca dejó que el olvido habitase en mi corazón.


  Enmudecieron mis labios, sí, labios que recitaban versos...


                                  Celeste Orjales.

domingo, 5 de febrero de 2012

"Un rincón"

  Encontraré algún día ese rincón en el mundo, ese rincón que tanto busco... me pregunto yo a menudo.
  Busco y deseo alcanzar un rincón en el mundo donde exista la paz y haya una inmensa felicidad. Un rincón en el mundo donde los niños no pasen hambre y no sientan dolor... donde no se les escuche llorar... donde sólo se escuchen sus risas alborotando sus tardes de juegos... sólo risas que rompan sus eternos silencios.
  Encontraré algún día ese rincón en el mundo, ese rincón que tanto busco...
  Busco y deseo alcanzar un rincón en el mundo que esté lleno de colores y sus noches no se vistan de tristeza y soledad... donde la luna redonda como el Cuerpo Consagrado con su inmensa claridad, me alimente con su luz y me de serenidad.
  Encontraré algún día ese rincón en el mundo, ese rincón que tanto busco... me pregunto yo a menudo.
  Sueño con ese rincón en el mundo, rincón que desde niña anhelo encontrar... con una pequeña casa con las paredes muy blancas rodeada de verdes campos y yo allí sentada en la puerta de la entrada, divisando el horizonte cuando el color rojizo lo tiñe cayendo la noche y observando los dibujos que hace la espuma blanca del mar, mientras los alrededores se bañan con un eterno perfume de hermosas flores.
  Encontraré algún día ese rincón en el mundo, ese rincón que tanto busco...
  Busco y deseo alcanzar un rincón en el mundo que se cubra con el aroma del mar, mientras mis desnudos pies caminan por la arena mojada deshaciendo los caminos que va dibujando el agua... el agua de ese inmenso mar que hoy me llama porque quiere estar en calma.
  Busco y deseo encontrar un lugar en el mundo que me deje contemplar bellos bosques y disfrutar de sus hermosos colores, mientras escribo mis versos y pinto de verde la esperanza de todos los soñadores.
  Encontraré algún día ese rincón en el mundo, ese rincón que tanto busco... me pregunto yo a menudo.
  Un rincón en el mundo donde se escuchen las melodías de arpas y de violines...
  Me pregunto si en verdad existirá ese rincón en el mundo o será una simple quimera de mi ya lastimada y errante existencia.
 Encontraré algún día ese rincón en el mundo, ese rincón que tanto busco...
                            


( Nota: Este pequeño escrito, es el primero que vio la luz pública, lo hizo mediante una red social en el muro de un amigo, el mismo que me animó y me dio el empuje para volver a escribir. Con él perdí la timidez a la hora de compartir lo que humildemente escribo y hoy he querido recuperarlo y hacerle un huequecito en este sencillo lugar.)


Texto: Celeste Orjales.
Fotografía: Beatriz Ramos.