Datos personales

Mi foto
Ferrol, A Coruña
Simplemente yo, el que me conoce sabe como soy.

sábado, 28 de abril de 2012

"Tú, mi terminal"

 ... Ilusionada llegué a la terminal de tus brazos, pero de nuevo tuve que embarcar... Entre mis manos llevaba un billete de regreso y otro de esperanza, el de regreso lo utilicé para volver a la soledad muy a  mi pesar y el de esperanza en mi maleta lo guardé y de allí nunca lo saqué.


 Pero hoy... he abierto esa maleta que tantos recuerdos guarda y ese billete ya no estaba, el paso del tiempo y el silencio se lo han llevado con ellos.


 Y ahora... solitaria y triste está mi alma, abrazada a tu silencio y zozobrando en el mar de la pena que se cubre con tu ausencia.
                                 Celeste Orjales.



viernes, 27 de abril de 2012

"Palabras insuficientes"

 Las palabras nunca serán suficientes para poder describir lo que siento cuando te recuerdo abrazándome... besándome... haciéndome feliz... mientras yo me voy perdiendo en tu mirada, reflejo de un mar de verdes y profundas aguas.
 No habrá palabras suficientes para describir lo que siento cuando estás cerca de mí... cuando estoy cerca de ti...


 Las palabras nunca serán suficientes para describir lo que siento cuando escucho tu voz...
 No habrá palabras suficientes para describir lo que siento cuando tengo miedo y entonces necesito gritarte muy fuerte que cojas mi mano, que no la sueltes, que de mí nunca te alejes...


 Las palabras nunca serán suficientes para describir lo que siento cuando te veo y entonces deseo decirte tantas cosas... pero de repente y sin poder evitarlo, mis labios enmudecen y no logro pronunciar esas palabras que tanto anhelo y preciso decirte.
 No habrá palabras suficientes para describir lo que siento cuando te extraño... cuando te espero... cuando te busco y no te encuentro...


 Las palabras nunca serán suficientes para describir lo mucho que te necesito y a veces sin quererlo pienso que no soy yo a quien tú quieres... a quien tú necesitas... a quien tú esperas... a quien tú mereces...  y entonces mi corazón comienza a latir sin fuerzas, mis ojos se ahogan en un mar cristalino de saladas aguas y siento que lo único que puedo hacer es cubrir mis sentimientos con cuatro palabras... cuatro únicas palabras, palabras que sólo tú y yo conocemos...
                                           Celeste Orjales.





miércoles, 25 de abril de 2012

Hay noches en las que en el agua del vaso de mi mesilla, navega un barco en el que viajan los sueños y otras en las que naufraga, ahogándose todos y cada uno de ellos.   (Celeste O.)

jueves, 19 de abril de 2012

martes, 17 de abril de 2012

"TIEMPO"

 ¿Si pudieses parar el tiempo, en qué momento lo harías y con quién lo vivirías?.
 Cuántas veces habremos dejado de hacer algo por esa dichosa falta de tiempo y habremos dicho aquello de "ya haré esto o esto otro después o mañana... más tarde o cuando tenga tiempo...". En cuántas ocasiones habremos dicho eso tan típico de "dame un minuto o espera un momento".
 Pues si lo pensamos bien, entenderemos que estamos cometiendo un error, ya que el tiempo es sólo eso, tiempo... y éste no se detiene, no espera, ni regresa una vez que ya pasó. Por ello, nunca dejes para mañana lo que puedas hacer hoy, porque quizás ese después, ese mañana o ese más tarde nunca lleguen y tal vez ese minuto de espera que pides, sea el último disponible en tu vida para regalar una sonrisa, una mirada, una caricia... para pedir perdón... para dar las gracias... para decir te echo de menos, te necesito o un simple pero a veces necesario ¡te quiero!.
 Y es que, aunque no lo creamos ni nunca nos detengamos a pensarlo, el tiempo se nos acaba y no lo hace cuando nosotros queremos, sino cuando Dios así lo quiere, ya que El siempre tiene planes para cada uno de nosotros y sino, demos tiempo al tiempo y nos daremos cuenta de ello, aunque quizás para entonces ya sea tarde.
                                Celeste Orjales.

domingo, 15 de abril de 2012

"Buscar palabras..."

 Cuando me siento a escribir, me siento como poeta e intento buscar palabras que puedan unirse entre ellas, como un bello collar de perlas.
 Cuando me siento a escribir, intento encontrar palabras para explicar como se siente mi alma.
 Palabras que por mi mente vuelan, cual gaviotas sobre la mar que ahora se halla enfadada... Palabras que por mi mente pasean inquietas como arenas de la playa...
 Pero mi mente hoy se encuentra perdida y no encuentra las palabras para explicar como se siente mi alma.
 Y me quedo pensativa mirando hacia el horizonte y disfrutando de paisajes con flores de mil colores.
 Y me siento yo a escribir intentando encontrar palabras... mas las palabras no llegan y si las palabras no llegan, cómo sentirme poeta...
                                            Celeste Orjales.



sábado, 7 de abril de 2012

"La media naranja"

 ¿Quién no ha escuchado o dicho alguna vez esa expresión de "tu media o mi media naranja"?, pero... ¿realmente sabemos de dónde viene dicha expresión?.
 Se dice que su origen viene de un mito griego, relacionado con la aparición del sexo masculino y femenino del humano. Dice la historia que en un principio, el humano era sólo uno, era un ser asexual,  pero un día hizo desobediencia a los dioses y éstos decidieron imponer un castigo que consistía en separar al humano en dos mitades, una mitad de sexo masculino y la otra de sexo femenino condenándolos a vagar para toda la eternidad buscando su otra mitad.
 Desde entonces, todo humano camina por el mundo en busca de esa mitad, de esa "media naranja" que todos en algún momento necesitamos o hemos necesitado. 

jueves, 5 de abril de 2012

"Las flores también lloran"

 Cada lágrima que derramas es por un profundo y sincero sentimiento. Una cascada de dolor te inunda de delicado llanto y nadie te da consuelo.
 Pero yo quiero decirte algo. No sigas llorando... no sigas sufriendo... deja que la primavera te bañe de olor y color... sigue hacia delante hermosa flor y quizás algún día vuelvas a sentir esa explosión de incomparables síntomas que da el amor.
                                               Celeste Orjales.