Datos personales

Mi foto
Ferrol, A Coruña
Simplemente yo, el que me conoce sabe como soy.

sábado, 28 de julio de 2012

"UN FIEL AMIGO"

   Hoy, viendo a un hombre con su perro; recordé lo que una vez siendo aún niña, le escuché decir a un hombre ya mayor con el que yo a menudo charlaba, o mejor dicho, al que yo a menudo escuchaba, cuando en mis paseos en bicicleta en las mañanas soleadas de los veranos en la aldea, lo encontraba tomando el sol a la puerta de un bar, con la inseparable compañía de su mejor amigo, su perro. Este buen hombre, del que ya no recuerdo el nombre ni tampoco su cara, decía que el mundo sería distinto, que cambiaría todo a mejor si el hombre aprendiese del perro,  si algún día el hombre llegase a sentir y a actuar como lo hace el perro.
  Cuando tú seas feliz... cuando puedas disfrutar de la vida y de sus buenos momentos... cuando te vayas de fiesta... entonces estarán los amigos y no te cuento ya si hablamos de si hay dinero por medio, entonces te saldrán amigos hasta de debajo de las piedras y tendrás más amigos que la suma de los dedos de tus pies y manos.
  Pero... en cambio; cuando en tu vida se presenten los problemas, cuando hagan su aparición en escena, el dolor... el sufrimiento... la angustia... entonces también aparecerá de manera estelar la soledad. Sí, la soledad, porque los "amigos" o mejor dicho aquellos que se colgaban la etiqueta de amigos, desaparecerán como si se los llevase el viento y quizás sólo te quede tu perro, si es que tienes la gran suerte de tenerlo.
  El vivirá contigo los momentos de dicha, pero también los momentos de sufrimiento, porque el perro nunca actúa movido por intereses,  nunca actúa movido por el afán del dinero, ni tampoco por la vanidad. El perro siempre actúa porque sí, porque así es su naturaleza, te da sin esperar recibir, únicamente puede esperar y siempre agradecerá, tu caricia... tu mirada...
  El perro es simplemente amigo, amigo sin condición, amigo porque sí, el perro es simplemente amigo de verdad.
 Cuando yo escuchaba las palabras de aquel sabio hombre, no llegaba a entenderlas ni a reflexionar sobre ellas debido a mi corta edad, pero hoy, cuando ya son unos cuantos años los que cubren mi osamenta y son algunas las experiencias vividas y aprendidas, no sólo comprendo aquellas palabras sino que también las comparto.
                             Celeste Orjales.

2 comentarios:

  1. Es tan cierto! Yo recuerdo una perra que teníamos "Dalma", y su mirada era increíble , solo le faltaba hablar, y cuidaba a mi hijo como si fuera suyo,hermoso lo que has contado,besos ana.

    ResponderEliminar