Datos personales

Mi foto
Ferrol, A Coruña
Simplemente yo, el que me conoce sabe como soy.

viernes, 28 de septiembre de 2012

"VIDA"

  Cuando Dios toma la decisión de que tienes que nacer, ya no hay marcha atrás posible, El ha decidido que tu vida comienzo dé.
  Frente a ti se abre un camino que has de comenzar a andar y al final de él una luz se encenderá, aunque al principio creas que apagada siempre está.
  Tras de ti, ese camino que vas recorriendo se volverá oscuridad; así que no mires nunca atrás porque nada verás ya, hacia delante tu destino y tu futuro están.
  
  Destino y futuro de todos desconocidos; que ni tú... ni yo... ni nadie, podremos adivinar. Futuro que no entraña futuro... destino que no entraña destino... puesto que en realidad nunca nada en tu vida escrito está y únicamente el tiempo vivido es quien escribe una verdad.

  Cuando tu alma y tu corazón se sientan heridos, tú debes seguir recorriendo tu camino. Si ésos se sienten de algo o alguien prisioneros y te sientes invadido por el miedo, busca que o quien pueda ayudarte a escaparte y no dejes que sea el miedo quien en el camino te acompañe, pues te amargará recordándote a cada instante que en cualquier momento el trayecto puede desviarse o incluso acabarse. Recorre tu camino sin miedo, ya ves que no es buen compañero ni tampoco buen consejero.

  Al final, en esta vida, aprenderás que caminar es vivir y si dejas al miedo opinar y junto a él decides seguir, la oscuridad y la nada entre su manto te envolverán y tu vida más corta, triste y vacía será.

  Y ya sólo escribo un apunte más; si en el camino de la vida tu paso firme va, tu huella más profunda quedará en tu propia vida y también en la de los demás.



Texto y fotografía: Celeste Orjales



miércoles, 19 de septiembre de 2012

"Hechizo"

Aquella lejana noche, cuando el verano comenzaba a dormirse sobre las ramas de los árboles, llegaste y hechizaste mi corazón.
Sin pretenderlo, te hiciste dueño de mi alma... de mis sueños... de mis ilusiones... de mis días... de mis noches...
Con tu clara mirada, tu linda sonrisa y tus dulces palabras... me conquistaste, robaste mis secretos y poco después, entre rubores, confesé que te amaba.
Ahora, a cada segundo te pienso... sueño con arrojarme en tus brazos y con sentir el calor de tus labios...
Sueño con que una noche, cuando de nuevo el verano comience a dormirse sobre las ramas de los árboles, sea yo quien hechice tu corazón y me confieses tu amor... y así, vivir eternamente enamorados los dos.
Texto e imagen: Celeste Orjales.