Datos personales

Mi foto
Ferrol, A Coruña
Simplemente yo, el que me conoce sabe como soy.

lunes, 31 de diciembre de 2012

"Adios 2012... Bienvenido 2013"

Un año finaliza y otro comienza. Sobre el que nos deja, hemos de hacer balance y al que llega, hemos de recibirlo con esperanza e ilusión, para poder terminar nuestros proyectos ya iniciados y marcarnos nuevas metas, a las cuales con ayuda de Dios llegaremos.  
En cada año que termina, hemos de agradecer todo lo bueno que hemos vivido, sin olvidar aquello no tan bueno, porque de toda experiencia, sea positiva o negativa, siempre sacaremos un pequeño aprendizaje. 
Así que por mi parte, yo agradezco...

Agradezco a quien con su forma de ser, me enseñó a crecer como persona y como mujer.
Agradezco a quien apareció en mi vida de manera imprevista  y siempre o casi siempre y oportunamente, supo escucharme y aconsejarme.
Agradezco a quien supo corregir mis errores con amabilidad y siempre desde el respeto.
Agradezco a quien me acompañó en mis momentos de desvelo.
Agradezco a quien me animó y motivó para luchar por algo que creí siempre imposible.
Agradezco a quien desde su lucha incansable, me exigió creer en mí y ser un poco más grande interiormente.
Agradezco a quien se hizo parte de mi necesidad diaria, a quien me hacía despertar cada mañana con una ilusión y motivo y a quien me hizo irme a dormir con el corazón contento y una sonrisa en el alma.

 Sin más... ¡¡Feliz Año 2013 a tod@s los que me acompañasteis de un modo u otro durante mi 2012!!
                                          Con cariño: Celeste.

viernes, 21 de diciembre de 2012

martes, 11 de diciembre de 2012

"SIENTO"


El trancurrir de mis días es lento... confuso... lleno de inquietudes, inseguridades, sentimientos y temores.
Mi alma se halla perdida en el recuerdo de su mirada, mientras la mía se ahoga en el mar de la memoria.
Siento que voy enloqueciendo pensando en aquellos (sus) labios que a besar me enseñaron...
Siento que mi corazón se desangra imaginando aquellos (sus) ojos que me educaron en el mirar del alma llegando a ver el corazón de áquel que un día amé... de áquel que hoy todavía amo.
Siento que mi alma grita desesperada intentando no perecer en el recuerdo de aquella (su) sonrisa que hacía que día a día naciese la mía.
El transcurrir de mis días es lento... confuso... lleno de inquietudes, inseguridades, sentimientos y temores.

                                                      Texto e imagen: Celeste Orjales